El impacto ambiental de la menstruación y como reducirlo.

Este no es un post para decirte lo maravilloso que es ser mujer, lo cierto es que es molesto, incómodo y doloroso. Y por si fuera poco, tiene un impacto ambiental adicional: tampones, compresas... De hecho, a lo largo de su vida, una mujer utilizará de media de 8.000 a 17.000 tampones o compresas. Súmale envases, plásticos, aplicadores... Una hermosa montañita de residuos que acaba muchas veces en sistios tan inesperados como la playa.

Hermoso ejemplar marino en su entorno natural - Foto de Benimoto (Flickr)

Hermoso ejemplar marino en su entorno natural - Foto de Benimoto (Flickr)

Amemos nuestros cuerpos, celebremos nuestra femineidad. ¡Y una mierda! Lo que yo quiero es que esa cosa con nombre abominable se vaya pronto y me deje tranquila. Y la verdad es que la llevo mucho mejor desde que descubrí la copa menstrual. Hace unos 7 u 8 años de eso ya. 

Recuerdo que solía pensar: "Debería haber algo que te lo pusieras sin que lo notes y lo vacíes cuando tengas un ratillo tranquila." Y ¡boom! en mi cara uno de los primeros anuncios que se hacía sobre la copa menstrual en internet. Lo miras con desconfianza al principio y piensas que no puede ser tan bueno como lo pintan. Luego empiezan las dudas y montones de preguntas. Claro, ahora es un producto muy familiar, lo tienes en el súper incluso, pero hace 8 años, aquello era más extraño que un avión en el Pleistoceno. 

Y aquí algunas de las preguntas que me surgieron (y sus respuestas):

Pero ¿eso no molesta ahí metido? Se tiene que notar muchísimo.

Pues no, no molesta y no se nota a menos que la hayas puesto fatal, no mal, sino fatal. De hecho a mi los tampones al final de la regla me molestaban e incluso me lastimaban. Con la copa, nada de nada.

¿Cómo cojones se supone que te la metes? ¿Y cómo la sacas?

Bueno, yo lo aprendí un poco leyendo las instrucciones que traía el misterioso artefacto y un poco probando. Pero donde estén los videotutoriales latinos de Youtube...

¿Y no hay derrames?

Pues no los hay, salvo que esté mal colocada y si lo está lo sabrás tirando un poquito de ella.

Pero... No parece muy higiénico...

Claro, introducirte algodón en la vagina lo es mucho más... Si te preocupan los gérmenes, te informo de que la copa se esteriliza hirviéndola en agua. Si la preocupación viene más por mancharse las manos, no mancha más que cualquier otro producto de higiene femenina si tienes un poquito de cuidado.

¿Se puede usar para dormir?

Absolutamente si. Desde que la uso por fin duermo agusto y sin molestias. Tener la sensación de que llevas pañal no mola nada y aún encima la preocupación de si estarás manchando las sábanas. No more!

Se puede estar hasta 12 horas con ella, así que duermes bien y del tirón.

¿Cuanto tiempo dura?

Pues... Al parecer hay algunas con una duración corta de 1 a 5 años, pero por lo general, las que yo he visto y uso pueden durar hasta más de 10 años. Eso en ahorro de pasta es la leche:  unos 20€ en 10 años (2€ al año) frente a unos 4 o 5 € al mes que me dejaba en tampones, unos 60 € al año (siendo conservadora), o lo que es lo mismo, 600€ en esos 10 años ( te dan menos en el banco por algunos Fondos de Inversión).

Más cosas...

Hasta aquí mis primeras dudas, que fui disipando al usarla y leyendo las instrucciones (si...). Al usarla también descubrí otras cosas:

- Es mucho más cómoda para hacer deporte o ir a la playa (piscina, río, termas o cualquier medio acuático en el que te quieras meter).

- No hay olor. No, no huele, cosa que si pasa con tampones y compresas que llevan perfumes industriales que parece que es peor.

- Evitas el Síndrome de Shock Tóxico (SST), que si no sabes lo que es, es una infección causada por estafilococos asociada al uso de tampones. Es rara, pero puede ser mortal.

- La copa a veces se oscurece con el uso, nada que no se solucione con un poquito de jabón y un cepillo.

- Limpiarla en baños públicos puede ser un inconveniente. Se puede estar muchas horas con ella, pero si te pilla por ahí, la mejor opción es vaciarla con cuidado para no manchar el exterior y limpiarla con un poco de papel o con agua de una botella. 

¡Quiero una!

Después de las preguntas (en aquel momento, sin respuesta), vino el "¡quiero una!". ¿Pero cual? Pues por suerte para mi en aquel entonces no había casi opciones, así que cogí la primera que vi. Pero si fuera ahora elegiría Naturcup. ¿ Por qué? Porque se hace en España, tiene garantía de 6 meses y me gusta mucho la bolsa en la que viene. 

Si quieres una, te dejo un par de enlaces en donde la puedes comprar. Son enlaces de afiliado, así que me darán unos centimillos si la compras a través de ese enlace y yo te lo agradeceré (solo pide).

Naturcup- copa menstrual

Naturcup Talla 1: Indicada para mujeres mayores de 18 años y menores de 30 que no hayan tenido ningún parto vaginal.

Naturcup Talla 2:  Indicada para mujeres que hayan tenido parto vaginal (independientemente de su edad) y mujeres mayores de 30 años (hayan tenido hijos o no).

 

¿Y qué más hay?

Si la copa menstrual no te acaba de convencer tienes otras opciones como:

- Compresas reutilizables: Se lavan y se vuelven a usar. No las he probado pero he oído que están bien. ¡Ah! Y son bonitas.

- Bragas menstruales: hace nada que Cocoro consiguió financiar su proyecto a través de crowgfunding y han lanzado al mercado una gama de bragas que puedes usar durante la menstruación (sin añadidos) y luego lavar. Tampoco las he probado y no conozco opiniones al respecto, pero me parecen muy innovadoras y no podían faltar aquí.

 

Y hasta aquí por hoy. Bueno, no, he encontrado un artículo de Muy Interesante: ¿Qué dice la ciencia sobre la copa menstrual?

 Ahora si, déjame un comentario si algo te ha sorprendido, si tienes alguna pregunta o si simplemente quieres decirme que te importa un bledo el tema.