El tamaño importa si es el de tu huella o como calcular tu huella ecológica

 

¿Te has preguntado cuanta naturaleza necesita tu estilo de vida? Es decir, ¿cuanto necesitas para vivir? Ese es el tamaño de tu huella ecológica. Estos días he estado calculando la mía, por una mezcla de curiosidad científica y búsqueda de inspiración.

Antes de contarte cuales fueron mis resultados y a que conclusión he llegado, déjame hacer una pequeña introducción.

 

¿Qué es la huella ecológica? 

La huella ecológica es una medida del grado de sostenibilidad. La definición más aceptada y propuesta por unos señores muy majos (o eso espero) llamados William Rees y Mathis Wackermagel es la siguiente:

"La huella ecológica es el área de territorio ecológicamente productivo (cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuáticos) necesaria para producir los recursos utilizados y para asimilar los residuos producidos por una población dada con un modo de vida específico de forma indefinida".

Como suena muy coñazo y lo estoy escribiendo para ti y no para una población, voy a resumirlo en "el pedazo del planeta que necesitas según tu estilo de vida".

Se calcula en función a 4 áreas básicas: tu alimentación, tu vivienda, tu modo de transporte y tus bienes y servicios. A estas áreas se les vincula una superficie en función de tu estilo de vida. ¿Un ejemplo? Pues si vas caminando a todos lados, en el área de transporte, tu superficie es 0 hectáreas (no consumes ningún combustible por lo que no se necesita ningún terreno para producirlo). Y si para obtener un kilo de patatas se necesita x metros cuadrados, y tu te comes 50 kilos, pues la superficie que necesitas es de 50x metros cuadrados. No sé si lo he simplificado o la he liado más, pero como me gustan los ejemplos, ahí se queda, no tienes que hacerle caso.

 

¿Por qué calcularla?

Pues porque yo lo he hecho y te lo recomiendo, ¿no vale? Bueno, pues te doy alguna razón más:

- La única forma de solucionar un problema es conocerlo. Así que, debes ser consciente de que estás viviendo por encima de las posibilidades del planeta (si es el caso). Según datos de WWF para 2013, la media europea de la huella ecológica plantea que necesitamos 2,6 planetas para vivir. Como sabrás solo tenemos uno, así que es inviable que podamos continuar con este ritmo de vida mucho más tiempo.

- Te dará indicaciones de cuales son las áreas en las que más necesitas mejorar. Porque hay algunas cosas que hacemos mejor y otras peor, y eso depende de cada persona. La única forma de mejorar a nivel global es hacerlo de forma individual.

- Porque a veces nos gusta compararnos con los demás. Te parecerá una tontería, pero no lo es. Llevas desde tu infancia comparándote sin querer con tus compañeros mediante las notas de clase. Y no sé si a ti pasa, pero a mi a veces me resulta más fácil que me den una puntuación concreta a que me digan solamente "lo has hecho bien o lo has hecho mal". Resumiendo, es una forma de autoevaluación, pero que si esto no te va, quédate con las dos razones anteriores.

 

Mi experiencia y conclusión

Como te decía, he estado calculando mi huella ecológica. Lo he hecho con varias calculadoras que me he encontrado en internet (algunas que siguen estándares internacionales y otras eran más locales). 

La conclusión a la que he llegado es que estas calculadoras no te llevan a ninguna conclusión. ¿Qué digo? Pues que cada calculadora me ha dado resultados muy distintos. Mientras una me decía que mi huella ecológica era de un 76% (cosa que no entiendo, 76% ¿de qué?) otra me decía que si todos consumieran los que yo,  necesitaríamos  0,8 planetas (lo cual es una excelente noticia) y una tercera me contaba que consumo 2,45 hectáreas, por lo que si todos fuésemos como yo, necesitaríamos 1,4 planetas (lo que tampoco es el peor de los datos, ya que como dije antes, la media europea de 2013 según WWF es de 2,6 planetas).

De todas las calculadoras que he probado, me he quedado con la sensación de que para lo que sirven es para darte una palmadita en la espalda cuando ves que estás por debajo de la media, pero no te aportan mucho más. No te están diciendo que mejorar ni te están proporcionando una información demasiado fiable.

Después de darme las palmaditas que me merecía, probé otra que me pareció bastante más útil: la que propone la página vidasostenible.org. En este caso no obtienes como resultado una superficie o un número de planetas, si no que obtienes una serie de recomendaciones para mejorar según los datos que has introducido. Ejemplo fácil: si en has puesto que consumes una barbaridad de agua cada vez que duchas, pues te va a recomendar que la disminuyas (menos tiempo en la ducha y un sistema regulador ayudan). Parecerá una chorrada, pero a veces no te das cuenta donde estás haciendo el mayor gasto y por lo tanto el mayor impacto ambiental. A mi me pareció muy útil y recomiendo que la pruebes, no vas a invertir mucho tiempo.

 

Bonus Track

Si te ha gustado el tema, hay más huellas que puedes calcular y calculadoras en internet hasta el hartazgo. Las más conocidas son:

- La huella de carbono: Calcula tu impacto ambiental en toneladas de dióxido de carbono (CO2) emitidas anualmente. Esta huella es muy común calcularla para empresas.

- La huella hídrica: Mide el impacto ambiental de tu actividad en función del volumen total de agua dulce que consumes. No solo la que bebes y usas para tu higiene, si no la todos los bienes y servicios que utilizas. Por ejemplo, para producir un kilo de arroz se necesitan 3.000 litros de agua y para un kilo de carne 16.000. 

 

¿Qué te ha parecido este tema? Déjame un comentario para que sepa si te ha resultado útil o debería dedicarme a otra cosa :)