La Mega Guía de la Cosmética Natural

Hace un par de años ya que di un pequeño curso de cosmética natural y he rescatado un poco de información de él y la he concentrado en este post para que no te den gato por liebre. Todo surgió a raíz de este vídeo:

 

Sigue leyendo...

¿Qué es la cosmética natural?

 

La cosmética natural está hecha con ingredientes que provienen principalmente de las plantas. Los productos ecológicos siempre son naturales, pero lo naturales no siempre son ecológicos. Es importante no confundir los términos, ya que un producto ecológico implica que los ingredientes naturales que emplea sean de procedencia ecológica, es decir, que requieren unas pautas o métodos de cultivo que no dañan el medio ambiente, evitan el uso de químicos y pesticidas y tratan de reducir las emisiones de CO2.

Según el país de origen del cosmético, el término “natural” también se puede ver como orgánico o biológico. En cualquier caso el significado es el mismo.

La cosmética natural se encuentra en auge en los últimos años debido a sus beneficios para la salud de nuestra piel, pues no es agresiva, aparte de fortalecer y mejorar las funciones dérmicas, debido a los componentes naturales que nos aportan las plantas. Pero la cosmética no es algo reciente, ya que se remonta a la antigüedad. En Egipto cumplió un papel muy destacado, dejando un amplio legado de frascos cosméticos que han sido hallados en tumbas reales. Incluso, antes de la aparición de la moneda, los productos cosméticos podían ser utilizados como forma de pago. En las civilizaciones posteriores la cosmética fue evolucionando hasta el día de hoy, en el que parece que nos hemos desligado del carácter natural que ésta tenía en un principio, pero que poco a poco trata de recuperarse.

 

Cuidado de la piel

 

La piel es el órgano más grande que tenemos y al cubrir nuestro cuerpo, el más importante: Es la intermediaria entre el medio ambiente y nuestro organismo. Si la tapamos al 100% con una crema o pintura que no deja pasar el aire, en dos horas estamos muertos.

De adentro hacia fuera, todo lo que sucede en nuestro interior se puede manifestar en la epidermis: nerviosismo, problemas metabólicos o intoxicaciones nos pueden causar granos, caspa, pus o manchas, incluso el agotamiento físico, el cansancio o el estrés se plasman en una piel que se vuelve pálida, seca o arrugada.

De afuera hacia dentro, por un lado están las influencias medioambientales que no podemos controlar (contaminación, clima), y por el otro, aquellas que sí dependen de nosotros: el trato y el cuidado que le proporcionamos.

Si tenemos en cuenta que a través de ella las sustancias penetran en el cuerpo y llegan en 15 minutos a la sangre, donde influyen sobre el metabolismo, nos damos cuenta de que la piel es un órgano muy sensible que filtra los nutrientes, pero también los tóxicos y los transporta a la sangre. Por ello, es tremendamente importante como la cuidamos y con que lo hacemos.

 

Independientemente del tipo de piel, una limpieza e hidratación diaria es muy importante. Para un correcto cuidado de forma diaria se necesitan 4 pasos básicos:

§      Limpiar: La limpieza elimina la suciedad, el sudor, el sebo y el maquillaje y prepara la piel para el cuidado. Una piel limpia es capaz de absorber mejor los componentes activos de los productos que se utilicen para cuidarla.

§      Tonificar: Aplicar una loción tonificante contribuye a normalizar la piel que ha sido sometida a una limpieza, restablece el pH del cutis, refresca, hidrata, cierra los poros, equilibra la piel y la prepara para que pueda recibir el tratamiento posterior.

§      Cuidar: Los productos para el cuidado hidratan y reabastecen la piel. Muchos abordan y tratan también problemas cutáneos específicos.

§      Proteger: La protección solar es muy importante, ya que la piel queda expuesta a rayos UV nocivos, la causa principal del envejecimiento prematuro de la piel y del melanoma. El cáncer de piel se ha convertido en los últimos años en el tipo de cáncer más común.

 

El mito de que maquillarse es malo

 

Maquillarse a diario no es malo para la piel ni tiene porque causar daños en ella. Incluso existen bases de maquillaje que ofrecen hidratación y protección frente a los rayos UV, lo que nos ayuda a cuidarla.

Entonces, ¿a qué se debe esta falsa creencia? A que no se mantienen los cuidados necesarios para mantener la piel sana.

§      Es fundamental desmaquillarse para evitar la aparición de todo tipo de impurezas y arrugas prematuras irreversibles.

§      La limpieza e hidratación adecuadas no se pueden descuidar.

§      Por último, es necesario una selección de cosméticos de buena calidad. La mayoría de los cosméticos de bajo precio contienen sustancias químicas que acaban obstruyendo los poros provocando la aparición de impurezas en la piel y un envejecimiento prematuro.

 

¿Cómo elegir un cosmético?

 

La cosmética industrial incluye gran cantidad de ingredientes tóxicos para el organismo humano. Aunque se trata de dosis consideradas “seguras” y permitidas por los organismos reguladores, nadie contabiliza la suma de todos los productos que utilizamos al cabo del día, todos los días, con lo que nos vamos envenenando poco a poco, causando alergias diversas, enfermedades de la piel, enfermedades autoinmunes, asma, malformaciones en el feto o cáncer.

 

 ¿Cómo evitar estas sustancias químicas tóxicas?

 

Lo ideal es fabricar nuestros propios cosméticos con ingredientes naturales, así conocemos al dedillo cada uno de los componentes, pero no siempre es posible, así que una buena alternativa es comprar cosméticos “bio” o naturales. Normalmente este tipo de cosméticos están certificados. A continuación se muestran algunos ejemplos de certificaciones, aunque existen más:

 

ecocert.jpg

Ecocert (cosméticos naturales y ecológicos)

 

cosmebio

Sello Cosmebio (cosmética natural y biológica)

 

natrue

Natrue (cosmética natural controlada)

bdih

 

 BDIH (cosmética natural controlada)

 

 

En último caso, leer las etiquetas nos da una idea de los componentes que lleva el cosmético. Todas las sustancias contenidas en un producto cosmético se recogen en el INCI (Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos). El INCI es un listado de sustancias que se creó en USA durante los años 80 y al cual también se acoge la normativa europea.

A continuación se muestra un ejemplo de etiqueta de un producto cosmético:

Imagen: madeintribe.com

Imagen: madeintribe.com

 

En realidad, no es obligatorio especificar todos los ingredientes (aunque parezca increíble) ni su porcentaje. En las etiquetas, los ingredientes aparecen siempre en orden según su proporción o cantidad de esa sustancia que contienen. Pero lo peor a la hora de diferenciar si un producto es sano o no, es que las mismas sustancias aparecen con diferentes nomenclaturas, de manera que o bien llevamos encima una enciclopedia para discernir los diversos nombres de los ingredientes tóxicos, o bien somos especialistas en química. A continuación se muestra un listado de ingredientes a evitar:

ingredientes perjudiciales cosmética

 

 

Beneficios de la cosmética natural

 

Después de ver todo el daño que pueden causar los productos industriales en nuestra piel, el principal beneficio de la cosmética natural es evidente.  Podemos tratar nuestra piel de una forma mucho más saludable gracias a las funciones dérmicas de los ingredientes provenientes de las plantas y vegetales.

Al estar fabricada con productos 100% naturales, la posibilidad de contraer algún tipo de alergia o efecto secundario queda totalmente descartada. Además, el proceso de elaboración se realiza normalmente mediante las condiciones y creencias de la ética ecológica, hecho que asegura la preservación y mantenimiento del medio ambiente.

Ni que hablar del temido “testado en animales” que en ningún caso se lleva a cabo.

Otra de las ventajas de utilizar cosmética natural es que no es necesario aplicar grandes cantidades de producto para notar los resultados, al contrario que con la cosmética convencional. Esto favorece la relación calidad-precio de este tipo de productos.

 

Materias primas de la cosmética natural

 

- Materias primas vegetales

 

En este apartado se pueden clasificar los aceites esenciales, los aceites vegetales, las ceras y mantecas de origen vegetal, entre otros.

§      Aceites esenciales: Un aceite esencial es un extracto aromático líquido muy concentrado, aislado de forma natural, a través destilación.

§      Aceites vegetales y oleados: Un aceite vegetal es el resultado de exprimir semillas o frutos oleaginosos. Los mejores son aquellos obtenidos por 1ª presión en frío y de calidad virgen. Cada uno tiene su propio olor, color, carácter y propiedades (terapéuticas o cosméticas). Aunque pueden tener unas propiedades generales: son emolientes (protectores), lubricantes y nutritivos. Un oleado es el resultado de macerar una planta en un aceite vegetal. También se puede llamar oleomacerado. Por tanto, el aceite vegetal disuelve los ingredientes liposolubles de la planta y las propiedades de esta pasan al aceite.

§      Ceras y mantecas: se encuentran en la naturaleza y se extraen directamente de los vegetales. Son compuestos de cadena larga de hidrocarburos con un bajo punto de fusión. Aunque las propiedades son muy variables, se utilizan en general para dar consistencia o como emulsionantes.

 

- Materias primas minerales

 

Aquí se incluyen el agua, las arcillas, las sales minerales, los pigmentos minerales, etc.

§      Agua: Suele emplearse agua mineral o destilada.

§      Arcillas: la arcilla se utiliza como componente de mascarillas y emplastos, mezclada con agua u otros componentes, para purificar, limpiar, tonificar, reparar, suavizar y nutrir cualquier tipo de piel. Las propiedades de la arcilla se deben en parte a su composición mineral (silicio, magnesio, hierro, calcio, manganeso...) y en parte al tamaño de sus partículas.

§      Sales minerales: son empleadas por sus propiedades terapéuticas, que varían de unas sales a otras.

§      Pigmentos minerales: Son extraídos de los minerales presentes en las rocas en canteras. Son secados, triturados y a veces calcinados. Su función principal es dar color.

 

- Otras materias primas

 

§      Productos apícolas: tanto la miel como la cera de abeja son ampliamente utilizadas en cosmética.

§      Glicerina o glicerol: es un alcohol que está presente en todos los aceites,  grasas animales y vegetales en forma combinada, es decir, vinculado a los ácidos grasos. Se produce mediante saponificación de las grasas, como un subproducto de la fabricación del jabón. También puede obtenerse como un subproducto durante la producción del biodiésel mediante transésterificación.  Tiene múltiples propiedades.

§      Conservantes: Los conservantes naturales pueden ser de dos tipos, los antioxidantes y los antimicrobianos. El conservante más usado es la vitamina E (tocopherol). Los aceites esenciales y la miel también actúan como tal, aunque nos encontramos otros como el extracto de semilla de pomelo, cosgard,  naticide, extracto de romero….

 

Y hasta aquí lo básico. ¿Quieres más información?


El camino hacia una vida sostenible