Mi reto anual contra el consumismo

 

Una decisión, un reto, mi protesta personal contra el consumismo. Algo que cambiará mi vida durante este 2017 y que la hará más sostenible. Eso es lo que te voy a contar es este post.

No es algo que haya decidido hoy, 23 de febrero, pero no tenía intención de compartirlo hasta terminar. Sin embargo, me he dicho: "¡Hey! ¿Por qué no contar todo el proceso?" El éxito o el fracaso quedarán escritos aquí, como recordatorio cruel o como recompensa. Así que este es el primero de 12 post, uno cada mes, que te contarán como va esta "chifladura".

 

No estoy loca, sé lo que quiero

Y lo que no quiero también. Y no quiero ser parte del consumismo que asola nuestra sociedad de una forma estúpida. Recordando un poco esta frase de la película " El club de la lucha":

Tyler- el club de la lucha- consumismo

Y recordando también la inspiradora historia de una familia que no compró nada en un año (puedes ver su historia aquí.)

He decidido que en este año no voy a comprar nada (o casi nada). Con el dinero que ahorre haré... ¡Básicamente lo que me apetezca! Es decir, lo voy a gastar en ocio: cine, teatro, cenas, viajes... Comprarme un... ¡Ah no! eso no. Jajaja ¿Por qué no ahorrarlo simplemente o reinvertirlo? Porque todo reto merece una recompensa para mantener el ánimo arriba.

 

¿En qué consiste mi reto?

- No comprar nada que no necesite. Absolutamente nada.

- De lo que necesite realmente y no tenga, trataré de buscar alternativas a su compra. 

- ¿Excepciones? Evidentemente puedo comprar alimentos. También creo que los productos de aseo serán una excepción, más que nada para que no me abandonen el resto de seres humanos y por mi propia salud. Hablando de salud, los medicamentos igual también son buena idea, ¿no? Supongo que a medida que avancen los meses surgirá alguna cosa que consideraré necesidad, pero bueno, haberlo pensado antes para incluirlo aquí.

 

¿Cómo me ha ido Enero?

Bueno, para ser el primer mes no ha estado del todo mal. 

Aparte de comida, un champú y unas gotas para el oído, he tenido que comprar unas zapatillas y un pantalón para el trabajo. Exigencias externas, que yo me apañaba con lo que tenía.

Y he comprado unas gafas de sol de bambú para regalar a una personita por su cumpleaños.

Total de cosas compradas: 3

Ha comprado estas cosas porque las he considerado como necesidades, dos impuestas y una auto-impuesta.

Recompensas: No me he dado una recompensa en sí porque tampoco creo que haya conseguido nada aún.

 

¿Cómo lo ves?

¿Ves factible este reto? ¿Serías capaz de llevarlo a cabo?

Te animo a que lo intentes porque te proporcionará mucha más satisfacción que cualquier cosa material que puedas comprar.

Déjame un comentario con tu opinión :)


 
El camino hacia una vida sostenible