Mi reto contra el consumismo: Resumen de Febrero

 

La semana pasada te contaba en que consistía mi Mi reto anual contra el consumismo. Sí, esa "locura" de no comprar nada durante un año. No se me ha ido la olla ni me he vuelto tacaña de repente, solo trato de ver que se puede vivir mejor comprando menos. ¡Y pretendo contártelo!

Como te decía en ese artículo, cada mes publicaré mis resultados e impresiones. Así que, ahora que ha comenzado marzo, toca hacer el balance de febrero. 

 

Cómo me ha ido Febrero

Pues la verdad es que me ha ido así de bien:

reto consumismo

 

Este mes he conseguido no comprar absolutamente nada. La cierto es que Febrero me lo ha puesto bastante fácil, no sé si por corto o por entretenido, pero no me han surgido más necesidades que comer. Aunque si que es cierto que ha habido alguna tentación: final de rebajas, disfraces de carnaval, alguna chorrada inútil... 

tentacion

Y no lo hice, resistí estoicamente y no me compré mierda alguna. Esto me ha hecho sentir genial y mejor que me voy a sentir, porque me toca recompensa personal.

Resumiendo:

Cosas compradas: 0

Recompensas: Viaje a Florencia 5 días. Aunque este viaje ya estaba planeado anteriormente, me lo tomo como mi recompensa personal. 

 

Perspectivas de futuro

Termino febrero con la sensación de que esto va a ser muy fácil, aunque sé que no va a ser así. Para mi comienza la época de cumpleaños de personas importantes y ciertos cambios que me harán más difícil este reto. Pero si no fuese difícil, no sería un reto, ¿no? Aunque bueno, difícil es comprender cuantitativamente el confinamiento de quarks y gluones en la cromodinámica cuántica. Esto no tiene punto de comparación... 

Aunque si que me surgen dudas que no me había planteado hasta ahora: si el confinamiento de quarks... ¡que no! Dudo si considerar compras ciertas cosas. Tengo un coche que uso muy poco, pero que necesito de vez en cuando para cosas concretas. Bien, en unos pocos cientos de kilómetros tengo que cambiarle el aceite. Así que lo llevaré al taller a que se lo hagan. Realmente estoy pagando por un servicio, pero ¿no debería considerar ese aceite como una compra? 

Por lo que estoy viendo todo es un poco relativo, pero como la idea es diferenciar las necesidades reales de las que no lo son, creo que voy por buen camino.

¿Y tú que opinas de esta pequeña "locura"?

 


El camino hacia una vida sostenible