Obsolescencia programada y percibida: El triunfo de los malvados

¿Sabes qué es la obsolescencia programada? ¿Y la percibida? 

Quiero explicártelo de una forma un poco distinta.

Un breve historia sobre la obsolescencia

Hace eones que los fabricantes intentaban que sus productos fueran los mejores. Es por esto que hacían las cosas para que duraran y duraran. 

Los clientes, unos excéntricos que querían comprar un producto una sola vez y que les aguantase toda la vida, estaban satisfechos con esos fabricantes. Imagínate lo que significaría tener una nevera y que nunca tuvieras que cambiarla. Un lujazo... Aunque debería ser lo normal.

Pero entonces llegaron los maravillosos años 20. Estados Unidos vivía una época de vacas gordas. Gordísimas. Todo el mundo tenía dinero y todos querían más.

Fue entonces cuando a los fabricantes de bombillas se les encendió la suya y quisieron apagar el resto. ¡Que malvados! Se les ocurrió que para vender más bombillas y ganar pasta gansa, podían hacer que durasen menos. Se podrían hacer de "peor calidad" para acortar su vida útil.

Con el tiempo se extendió a otros sectores, y así es como nació la obsolescencia programada.

Pero no fue suficiente con esto, llegaron otros malvados súper inteligentes allá por los años 30. Estos pensaron que lo ideal no era cambiar algo porque se estropeara sino porque te pareciera obsoleto, viejo, pasado de moda...  

Es raro que queramos cambiar la lavadora porque está "anticuada". Si funciona la dejamos estar, sin embargo hay artículos mucho más sexys, que aunque funcionen bien, aparece uno más seductor y lo compramos sin miramientos. Imagínate una televisión o tu teléfono. Esto es lo que conocemos como obsolescencia percibida o psicológica.

Estos dos son los pilares de la sociedad consumista en la que vivimos. Este es el triunfo de los malvados, que nos han creado una necesidad irreal para llenarse aún más los bolsillos.

Nosotros, los consumidores pasamos por el aro. No nos queda más remedio que cambiar lo que se estropea porque sí. O cambiar aquello que creemos que ya está viejo. Mal, ¿no?

 

La obsolescencia en vídeo

Para ir un poco más allá con estos dos conceptos, te recomiendo que le des una oportunidad a los siguientes vídeos.

Entender la obsolescencia percibida (aunque su título hable de la programada) que impera en la sociedad es muy fácil con el siguiente vídeo. Dibujos entretenidos y muy explicativos (no necesitas audio par verlo):

 

Y en cuanto a la obsolescencia programada, a continuación tienes un resumen genial de lo que es y lo que implica:

 

Con los dos vídeos anteriores seguro que ya tienes claros los conceptos. Pero si te interesa el tema en profundidad, aquí tienes un documental completo que te cuenta toda la historia mucho mejor de lo que yo lo he hecho... 

 

Si hay malvados, tiene que haber superhéroes

Esto es algo que hemos aprendido desde niños: siempre hay alguien para combatir a los villanos. Si los malos son los fabricantes que nos manipulan y nos hacen pasar por el aro de la obsolescencia, ¿quienes son los héroes?

De la mano de mentes inquietas y poco conformistas surgió lo que denominan como alargascencia (que también se las trae el nombre). Es decir, hacer durar lo máximo posible las cosas que compramos.

Para facilitarnos la tarea, Amigos de la Tierra ha elaborado un directorio de establecimientos donde reparar, alquilar o hacer trueque de productos. Puedes visitar esta web para saber más.

Este es todo un avance para que comencemos cambiar de mentalidad.

Sabemos la única forma de luchar contra los malvados es con unión. Así que tenemos que superar la obsolescencia psicológica dándonos cuenta de que no necesitamos algo nuevo.

Y por suerte tenemos cada vez más fácil luchar contra la programada gracias a internet. Pues nos hace más fácil el poder "reparar" o alargar la vida de ciertos aparatos, como por ejemplo tu impresora.

La Unión Europea vs. la obsolescencia programada

Hablando de uniones, la Europea le ha declarado la guerra a la obsolencencia programada (ya que la percibida es cosa nuestra). 

¿Cómo lo ha hecho? Han elaborado una serie de recomendaciones (de momento) dirigidas alas marcas para que hagan sus aparatos de manera que tengan reparación fácil. Esto permitirá también reducir la basura electrónica, un gran problema. 

De momento estas recomendaciones son lo que son, un aviso y unos consejos. Pero cuando la Unión Europea recomienda algo, es muy probable que sea de obligado cumplimiento en poco tiempo. Así que si fuese fabricante iría pensando en ello seriamente.

Este es otro pasito más. ¿Crees que acabarán perdiendo los malvados?


Has llegado hasta aquí abajo porque te interesa la sostenibilidad, ¿no? Pues quiero ayudarte a ser más sostenible con el siguiente eBook:
guia vida sostenible