Mi reto contra el consumismo: Resumen de Octubre

 

Confieso que no tenía ni idea de en qué me estaba metiendo cuando inicié mi año sin compras. Nunca imaginé que en estos últimos 10 meses sin comprar mierdas iba a ver las cosas de una forma tan distinta.

Si acabas de aterrizar en el blog y no sabes de qué hablo, no pasa nada, te cuento en este post de qué va mi reto de no comprar durante 2017.

Como llevo haciendo desde hace unos cuantos meses, antes de contar como han ido las últimas semanas, quiero hacer repaso de lo anterior. Tienes a continuación el resumen de lo comprado hasta septiembre.

 

consumo mes de octubre

 

¿Qué ha pasado en octubre?

En octubre no ha pasado nada de nada y a la vez ha pasado de todo…

Ha sido un mes intenso por muchos motivos, entre ellos que me estuve preparando para el aniversario del blog. Parece mentira, pero el día 15 de noviembre Hay Eco tendrá un año de vida y para ello he organizado un sorteo. Si quieres participar y llevarte mi eBook sobre alimentación sostenible pincha aquí

Octubre también ha sido muy light en cuanto consumo. Aparte de comida, no he comprado nada!!

 

reto consumismo octubre

 

Cada vez me gusta más lo de no comprar, en serio. Si las compras pueden ser adictivas, no pasarte por tiendas en un año lo es todavía más, créeme…

 

La adicción de no comprar

Desde la perspectiva de mucha gente, lo que estoy haciendo es duro y una lucha continua. La realidad es bastante distinta. Esto se ha mimetizado tanto con mi persona, que cuando me surge algún tipo de necesidad, lo último que pienso es el comprar algo. Mi mente se pone en piloto automático a buscar una solución a esa necesidad y casi siempre la encuentra.

En estos diez meses me han surgido algunas:

-          Se me han roto 3 pantalones que he arreglado con una aguja e hilo. Magic!

magic

-          Se me han roto otros 3 pantalones (no está repe) que no tenían arreglo y... ¡Ostras! Vivo sin ellos la mar de bien. Esto me hace pensar que quizás tenía demasiada ropa…

-          Se me han estropeado los auriculares que usaba. Es algo que utilizo muchísimo porque siempre voy por ahí escuchando música o podcasts, así que no podía prescindir de ellos para ser feliz, en serio. Ha sido decirlo y mis amigos me ha llenado la casa de auriculares que ellos no usaban. ¡Gracias gente maja de mi vida!

-          Se me ha roto el cierre de la funda de las gafas de sol y la he reparado con una goma elástica (que tenía en casa). He de decir que ahora es más práctica que antes.

yes

-          Se me ha despegado la suela de unas zapatillas y ha sido genial arreglarlas yo misma. Me sentí bastante impresionada conmigo cuando me vi utilizando silicona blanca del baño (que también había por casa de una reparación). Original fue, y además funcionó, siguen pegadas e impermeables.

-          Me han robado la bici y de momento no me he comprado otra, voy a pie o en bus.

-          He empezado a usar la biblioteca mucho más en vez de comprar libros físicos. Me sorprendió ver que siempre hay un montón de gente allí, para que digan que no se usan.

 

Estos son algunos ejemplos de cosas que me han ido sucediendo y que me han hecho darme cuenta que no se necesita comprar ni cuando algo se rompe o falta.

Lo de darle una segunda vida a las cosas de verdad que engancha. Cuando te ves pensando en alternativas te das cuenta de la cantidad de recursos que tienes. Y arreglar algo con tus manos crea mucho más satisfacción que cualquier producto nuevo que te vengan en una tienda.

 

La gente lo entiende algo mejor

Han tenido que pasar 10 meses para que la gente de mi alrededor empezase a comprender un poco mejor qué mierdas hago y para que dejasen de repetirme las mismas cosas.

Al principio los comentarios eran una mezcla de admiración y pena. Pena por todo aquello a lo que creían que tenía que renunciar. También cayeron varios “estás loca” y algún “no sé si serás capaz”. Pero lo que más escuché sin duda fue: “¿Cuándo terminas? Porque debes estar deseándolo…”

A todos ellos, solo tengo que decir que no estoy deseando que termine nada, que nunca he estado menos loca y que es tan fácil que creo que ya no sabría volver a la situación inicial.

Nunca he sido una persona excesivamente consumista, pero como todos, me dejaba llevar por lo que me llamaba la atención y compraba muchas cosas innecesarias. Ahora ya no necesito eso y es toda una liberación.

¿Por qué no te liberas tú también? Cuéntamelo en los cometarios :)


Guia vida sostenible